Fines, Principios y Fundamentos Filosóficos

“Llegar a ser humanos, es un deber moral para construir un mundo mejor” - Grahan Greene-  y es esa la responsabilidad que la  sociedad ha encargado a la educación para la formación moral, cultural y científica de los individuos para ser, trabajar, producir y vivir con dignidad, trascendente tarea que comparten la familia y la escuela, cuando el Estado, en cumplimiento de las disposiciones constitucionales decida y declare a la Educación como la principal política de ineludible responsabilidad oficial.

Es un proceso de descolonización y reeducación que abarca tres etapas:

  • La fenomenología descriptiva, mediante la cual se trata recoger datos de la experiencia relativos al ser del/la ecuatoriano/a, analizar lo vivido sin prejuicios de ninguna especie: científicos, religiosos, morales, políticos, sociales, económicos, etc. Es volver al mundo de la experiencia que es la que nutre las ideas abstractas. Se trata de una visión científica y no empirista.
  • La reflexión crítica con una lectura interpretativa de la existencia ecuatoriana que vuelve sobre las diversas expresiones de los/las ecuatorianos/as para describir sus rasgos fundamentales, definirlos e interpretarlos para la comprensión de lo que es, de lo que tiene y de lo que debe ser cada ecuatoriano como persona hombre o mujer con pensamiento crítico, sin fronteras, ni imposiciones y sin hacer una negación del racionalismo.


La soberanía de la persona está en la exigencia de ver y sentir al otro en su presencia soberana, es algo situado más allá de la voluntad arbitraria del tú, es algo trascendente en un trasfondo ético de soberanía de la persona que no viene de ti ni de mí, que es anterior a nosotros y que se fundamenta en un valor superior, en un ser personal. Tomar en serio al otro, reconocerlo incondicional, concreta y eficazmente es reconocer la realidad del misterio del ser humano y que lo constituye precisamente  en su soberanía y dignidad inviolables. Bajo estos principios, el  Instituto Cordillera se ha esforzado por:

  • Construir y ejecutar un Modelo Educativo propio que, sin apartarse de las corrientes universales del pensamiento, sea la respuesta que el país  exige para la formación de las nuevas generaciones.
  • Demostrar en la práctica educativa su compromiso de cumplimiento profesional  de las responsabilidades que establece la Constitución de la República, bajo claros indicadores de servicio en un ambiente de equidad, igualdad de género y de atención prioritaria a los derechos humanos.
  • Eliminar patrones culturales y estereotipos educativos alienantes.
  • Desarrollar un espíritu cívico de conciencia deontológica participativa, solidaria y de libertad en comunión  con los otros seres humanos para sentirse autores de la nueva historia comunitaria, firmemente  comprometidos con  los valores superiores del espíritu humano.
  • Resaltar la imagen de respeto y dignidad corporativa de la clase docente,
  • Ir a la vanguardia en la definición del destino social de las nuevas generaciones de ecuatorianos y ecuatorianas, superando la gravedad de la crisis moral, social y económica del pueblo y actuar en función de ella.
  • Aprovechar el calendario cívico nacional para que en todos los lugares donde exista un profesional graduado en el ITSCO se renueve la esperanza por un Ecuador para vivir mejor.
  • Promover la vida en democracia, de compromiso y renovación ciudadana, en todo lugar donde exista un profesional graduado en el ITSCO.


Dr. Cristóbal Flores
PRESIDENTE DEL CONSEJO GUBERNATIVO